Cuándo acudir a urgencias, ¿aunque no sintamos dolor?

30/05/2020


El Dr. Diego Richards es oftalmólogo especializado en cirugía refractiva, tratamiento de cataratas, glaucoma y afecciones de la córnea. Hablamos con él de las urgencias oftalmológicas más corrientes y nos advierte sobre los peligros de infecciones con el mal uso de lentillas.


¿Cuáles son los motivos más frecuentes en las urgencias oftalmológicas?


Como todas las urgencias en la medicina, hay varios grados. Están las que pueden tener consecuencias graves y otras más leves. Por orden de frecuencia, las consultas en urgencias oftalmológicas son de causa más banal: cuerpos extraños, conjuntivitis o dolores de cabeza asociados a la vista. Sobre las que hay que hacer más hincapié para que la población general sepa cuáles son los signos de alarma son justamente las que tengan un potencial desarrollo en patologías más graves. El ojo es una extensión del cerebro y es un órgano muy delicado. No está protegido como sí lo está el cerebro, además las personas se friegan los ojos, se tocan... y es muy susceptible de sufrir cualquier ataque externo. 



Dentro del gran espectro de las afecciones que pueden pasarle al ojo, los síntomas (que es lo que percibe la gente) se engloban en tres grupos: lo que los demás te ven en el ojo (que puede que no lo veas ni lo sientas), lo que tu sientes (dolor, picor, ardor, presión...) y lo que tu ves. Estos dos últimos suelen ser las consultas más graves. Generalmente cuando se siente dolor, se ven cosas raras, no se ve o se ve menos que antes,son los signos de alarma más grandes.


¿La contaminación, ya sea en el ambiente o por nosotros mismos y un descuido en la higiene en las manos, puede llevar a infecciones ¿Son éstos los motivos de consulta más frecuentes?


Las infecciones son un gran capítulo y en general el ojo es un órgano muy noble, resistente y fuerte. Una infección banal, una conjuntivitis llega a la consulta y hay margen de tiempo actuación, puede estar más o menos inflamado. 


Eso sí, si hablamos de niños lactantes o niños pequeños o incluso personas mayores, una conjuntivitis puede resultar en una celulitis orbitaria, que puede representar un cuadro que requiera de ingreso y antibiótico por vía sistemática, intravenoso. Una conjuntivitis a veces no llega a la consulta de un especialista, un pediatra o cualquier otro médico lo puede detectar fácilmente.


Generalmente una infección de la superficie ocular no progresa muy rápidamente a no ser que sea en casos extremos como por un germen muy agresivo o en un terreno predispuesto como en las personas que tengan la inmunidad comprometida.


Sí quiero hacer una salvedad con los usuarios de lentes de contacto, que se ponen sobre la córnea, que es un tejido transparente gracias a que no tiene vasos sanguíneos, entre otras cosas. La nutrición de las células de este tejido que es como el parabrisas del ojo viene del oxígeno exterior, del aire. Lo que pasa es que se ponen encima las lentes y bloquea la llegada de oxígeno, lo que anestesia o adormece el tejido de la córnea. 


Por ello, puede llegar a urgencias con una infección que llegue en un estado mas avanzado porque el dolor no es un síntoma que lo trae a la consulta. Las personas se ven el ojo rojo, pero no le dan importancia al estar acostumbrados por el uso de lentillas y cuando llegan a la consulta tal vez es tarde. Una conjuntivitis es algo que se ve diariamente, pero hay que tener mucho cuidado según los grupos de edad y las causas.


¿Cuáles son las consultas más frecuentes según la edad?


Cada grupo de edad tiene sus motivos de consulta. La edad trae sus achaques. Dentro del grupo de los más mayores hay un tipo de consulta de urgencia predominante, los síntomas visuales, como cuando una persona de un día para otro nota que ve menos. 


Ese es un buen motivo para acudir a la urgencia oftalmológica, cuando se ocluye o tapa el eje visual, una infección en la cornea con dolor, un sangrado intraocular espontáneo puede pasar en casos de hipertensión (cuando suba de presión arterial) también muy frecuente en diabéticos, desprendimiento de retina, degeneración macular, o patología inflamatoria en el fondo del ojo...esperaría verlo en una persona de mediana edad para adelante. También algunas personas que acuden a la consulta porque notan que en los últimos seis meses ven menos, lo que podría ser una catarata, pero no algo de urgencia.


En los más jóvenes, adolescentes y niños, las consultas más frecuentes son debido a traumas (golpes o accidentes) también a rascarse el ojo con mucha fruición y causarse alguna lastimadura o las infecciones.